Educación Financiera

¿Qué es la educación financiera?

El BCRA entiende a la educación financiera como el proceso por el cual las personas mejoran sus conocimientos sobre finanzas y los relativos a los productos y servicios financieros, identificando sus riesgos y beneficios. La educación financiera contribuye a la adopción de comportamientos financieros saludables, basados en la planificación financiera personal y familiar y el desarrollo de habilidades y actitudes financieras que permitan alcanzar metas financieras.

La educación financiera facilita que las personas adquieran los conocimientos, desarrollen las habilidades y las actitudes necesarias para conocer, comparar y seleccionar los productos y servicios financieros que mejor se adapten a sus necesidades y posibilidades.

¿Por qué el Banco Central se ocupa de este tema?

En el mundo en general y en América Latina en particular, son los bancos centrales quienes se destacan como líderes en la ejecución de programas de educación e inclusión financiera.

En línea con la experiencia internacional, la Carta Orgánica del BCRA establece en su artículo 42° que “el banco podrá realizar investigaciones y promover la educación financiera y actividades sobre temas de interés relacionados con la finalidad que le asigna esta Carta Orgánica”.

En este sentido, el BCRA se ocupa del diseño y desarrollo de actividades educativas con distintos públicos en busca de contribuir a la construcción de una ciudadanía informada y preparada para asumir las decisiones financieras que mejoren el bienestar individual y colectivo.

Se busca así, a través de diferentes estrategias y acciones, facilitar la comprensión de productos y servicios financieros y, además, fortalecer la difusión y comprensión de los derechos que asisten a las personas usuarias de los productos y servicios financieros. Alentar el desarrollo de capacidades financieras y hábitos que mejoren la administración del dinero y la toma de decisiones, contribuye a la construcción de una sociedad más inclusiva, más equitativa y con mejores oportunidades de desarrollo para las grandes mayorías, para los sectores más vulnerables, y atendiendo la perspectiva de género en la materia.

¿Cómo promueve el BCRA la Educación Financiera?

La educación financiera trasciende largamente la mera difusión de información y orientación financiera. Los datos y características objetivas de servicios, procesos y productos financieros son el punto de partida o referencia para la adquisición de hábitos y costumbres que mejoren la calidad de vida. Por eso, entre las funciones que el BCRA lleva adelante a través de la Gerencia de Educación Financiera, se destacan:

- Establecer pautas sobre los conocimientos y competencias económicas y financieras que deben formar parte de los programas educativos, tanto para el sistema educativo formal (estudiantes y personal docente) cómo también en el ámbito no formal (familias, barrios populares, personas adultas mayores, entre otros).

- Entender en la implementación de actividades educativas y comunitarias -con especial énfasis en los sectores más vulnerables- a fin de promover el desarrollo de capacidades financieras, contemplando particularmente la perspectiva de género institucional y la protección de las personas usuarias de servicios financieros.

- Contar con campañas y mensajes masivos que lleguen a toda la población, sobre todo a las personas que menos oportunidades de acceso y uso poseen.

- Promover el análisis e investigación de programas de educación económica y financiera llevados a cabo por las entidades financieras y otros bancos centrales, como también la realización de encuestas, en colaboración con organismos nacionales o internacionales.